Skip to content

Aborto e infanticidio femenino: un genocidio silenciado

6 marzo, 2010

En 1990, el economista indio, Amartya Sen, denunció que más de 100 millones de niñas eran abortadas, asesinadas o abandonadas hasta morir simplemente por ser niñas. La cifra actual es muy superior. China, donde la cifra actual de hombres solteros es superior a la total de hombres jóvenes en EEUU, e India, son los que más practican este tipo de “control” de población.

Pero no son los únicos: Taiwan y Singapur, algunos países ex-comunistas de los Balcanes o del Cáucaso e incluso secciones de la población americana (chinos o japoneses, por ejemplo), también lo hacen. De ahí los ratios hombre-mujer absolutamente desequilibrados. Da igual si se es culto o no, si se es rico o no. Donde afecta, afecta por igual a todos.

Tres factores sí influyen: la ancestral preferencia por los niños, un deseo moderno por tener familias más pequeñas y los escáneres de ultrasonido y otras tecnologías que identifican el sexo del feto. En sociedades donde las familias con 5 o 6 hijos eran normales, casi con toda seguridad uno de los hijos era varón. Ahora nadie quiere tener una familia numerosa (o en algunos países como China, sólo se les permite tener un hijo), así que sacrificarán a todas las hijas para conseguir un hijo. Es posible que se permita nacer al primer hijo aunque sea niña, pero harán lo que sea para que su siguiente hijo sea un niña. En algunos lugares, el ratio niño-niña es superior a 200 para el tercer niño, cuando lo normal es que sea un poco superior el nacimiento de niños (alrededor de 105 niños nacidos por cada 100 niñas), pero desde luego no que duplique el número de niñas nacidas. El mayor nacimiento de niños se debe a la mayor incidencia de la mortalidad infantil en niños que en niñas.

Como consecuencia de ello, los niveles de raptos, tráfico de mujeres o violencia sexual se han disparado y también los suicidios de mujeres, debido a la presión que supone vivir en una sociedad con exceso de hombres desprovistos de pareja sexual (sea esta eventual o estable) y sin perspectivas de tenerla. Según los economistas no han llegado a su punto más alto, porque el fenómeno no está maduro aún.

Tomado de The Economist: “The war on baby girls: Gendercide“.

The Economist, basándose en que defienden que el aborto debe ser “legal, seguro y raro“, consideran este fenómeno como catastrófico. Para cualquiera con algo de cerebro esto es genocidio por pertenencia a un sexo determinado. Las razones en muchos casos son económicas. El razonamiento es que “pagan ahora 600 rupias y se ahorran el pago de 50.000 en el futuro“, debido a la obligatoriedad de pagar dote en el caso de las hijas cuando se casen. Obligatoriedad que sólo es social, porque legalmente está prohibida.

Pero el artículo se extiende al hablar del aborto, pero si la niña por cualquier razón llega a nacer, en muchos casos, es asesinada o abandonada para que muera una vez que ha nacido.

En la India por ejemplo, “algunas son directamente asesinadas no dándoles líquido, dándoles arroz crudo que les agujeree la tráquea o fertilizante venenoso. Otras simplemente son asfixiadas con una toalla o se les deja que mueran de hambre“. Pero mientras que las cifras de niñas “perdidas” una vez que nacen son prácticamente imposibles de averiguar, salvo considerando el desequilibrio de nacimientos, las de abortos son bastante más “fáciles” de obtener. El investigador Dahlburg, autor de Cuando asesinar a niñas bebés no es un “gran pecado”, subraya que en Jaipur “capital del Estado occidental de Rajasthan, los tests prenatales para determinación del sexo resultan en unos 3.500 abortos de niñas anualmente. Según UNICEF, “un informe de 1984 señalaba que en Bombay, 7999 de 8000 abortos eran de niñas. La determinación prenatal se había convertido en un negocio lucrativo”  (Zeng Yi et al., “Causes and Implications of the Recent Increase in the Reported Sex Ratio at Birth in China,” Population and Development Review, 19: 2 [June 1993], p. 297.)

En China, no se conocen estadísticas concretas porque no se inscriben los nacimientos no deseados, de modo que no se sabe cuántas niñas son asesinadas cuando todavía son bebés. Tanto el NYT como The Guardian consideraban ya desde los 90 al aborto como la principal causa de desaparición de niñas no deseadas. A pesar de que un importante número de estas niñas no registradas han sido dadas en adopción, su ilegalidad les impide obtener cualquier tipo de asistencia gubernamental (médica, escolar, etc). Además, según organizaciones internacionales, incluso en el caso en que sean “legales”, las madres llevan con más frecuencia a sus hijos varones al médico que si son niñas.

¿Culpables? La sociedad y la legislación son los principales ya que las penas impuestas son irrisorias y estas conductas carecen de sanción social. Es más, las madres son apoyadas por su entorno, si cometen aborto o infanticidio femenino, pero seguramente no lo sería si decidieran dejar vivir a la niña.

Es interesante que las asociaciones feministas hayan pedido la expulsión del Vaticano de la ONU. ¿Pedirán también la de China, India y los demás países en que se practica por esto?

Technorati technorati tags: , , , , , ,

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Add to Google Buzz

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. 6 marzo, 2010 1:43 pm

    Lo curioso del asunto, es que jamás se ha oido a la caterva feminazi existente en España, abrir la boquita para condenar algo tan monstruoso.Guarda,como en tantas cosas,un ominoso y vergonzante silencio.
    Saludos.

    • 7 marzo, 2010 9:40 pm

      Hola Natalia:
      No sólo las feministas (¿ya llamáis machinazis a los machistas o todavía no?) callan. También los medios de comunicación y muchos blogs no dicen nada sobre esto.
      Saludos cordiales.

  2. 7 marzo, 2010 3:04 pm

    eso mismo, y qué poco se habla sobre estas atrocidades, nos sacan la industria y los juegos olímpicos y Bollywood…

    • 7 marzo, 2010 9:48 pm

      Hola Maribel:
      Digamos que tienen que mantener su industria turística. Es normal que no hablen sobre esto, de lo que además los pro-abortistas occidentales tienen mucha culpa (en la India por lo menos) al haber defendido durante años que el aborto era algo avanzado y necesario y que era bueno tener familias muy pequeñas. No creo que UNICEF, por ejemplo, niega que contribuya al aborto pero:

      En la página 91 del documento de Unicef Salvando vidas de mujeres se describe el instrumental necesario para practicar abortos: equipos para craneotomía, de evacuación uterina y de aspiración manual.
      No es teoría: se encuentran en los planes de suministros hospitalarios y en los almacenes de Unicef. “Los kits de abortos son necesarios en lugares de emergencia porque la vida de la mujer puede correr peligro”, justifican desde Unicef.
      A esto hay que sumar la dispensación masiva de la píldora del día después (PDD). Desde Unicef se niega que sea abortiva, pero la evidencia científica -no negada por el prospecto- es que la PDD tiene efecto anti-implantatorio. Es decir, impide la anidación del huevo ya fecundado. Aun así, Crespo Bofill asegura a ALBA que Unicef recibe ataques por informaciones que califica de “falsas” e insiste en que Unicef “no tiene ni entre sus objetivos ni en sus estrategias” el aborto. Sin embargo, reitera que “respetamos la legislación de los países”. ¿Qué quiere decir? Crespo no lo aclara, pero sugiere que no se promueve el aborto en aquellos países donde está prohibido.
      La clave está en la ‘planificación familiar’. Crespo asegura que Unicef trabaja “con niñas, mujeres, familias y sociedad en general” para prevenir embarazos no deseados. ¿Cómo? “Retrasando embarazos tempranos o ayudando a posponer segundos embarazos”, explica Crespo. ¿Métodos naturales? No, anticonceptivos y PDD. Ésta es la razón por la que el observador permanente de la Santa Sede a las Naciones Unidas, monseñor Renato Martino, decidió retirar los fondos del Vaticano a Unicef en el año 1996. Desde entonces la Santa Sede sigue sin contribuir con esta agencia de Naciones Unidas.

      Saludos cordiales. 🙂

  3. 8 marzo, 2010 4:28 pm

    sabía que UNICEF no era de fiar en este asunto, pero verlo por escrito uuuff!! con motivo quieren las feminazis que la Santa Sede se vaya de la ONU, pero ni pío de los regímenes estos que les sirven para desplazar “lo católico”..es para no parar de vomitar…saludos

Trackbacks

  1. Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: