Skip to content

El velo de Najwa

25 abril, 2010

La polémica del velo islámico ha llegado a España, algo que no es de extrañar puesto que existe en otros países de alrededor. Un problema, que aparentemente es muy sencillo, se complica porque las normas civiles y los musulmanes radicales no se suelen relacionar bien.

El problema no es más que el que se produce cuando una niña de 16 años, hija del imán de la única mezquita de Pozuelo (algo que parece obviarse), decide que no puede quitarse el velo, ni siquiera dentro del colegio. El colegio tiene un reglamento interno aprobado de forma libre por su Consejo Escolar, en cuyo artículo 32 se dice expresamente que “los escolares deben acudir a clase con la cabeza descubierta”. Por tanto, ni gorras, ni velos, ni sombreros ni nada. La razón no es la “islamofobia” (algo que viene a sustituir a la “conspiración judeo-masónica” de Franco, porque vale para un roto y para un descosido), si no el temor del centro a que los alumnos, en lugar de escuchar al profesor, se pongan los cascos del walkman o los auriculares del móvil, aparentando estar en clase y no atendiendo a lo que en ella sucede.

De modo que el centro, el IES Camilo José Cela y su director, ante la postura de la alumna (“no me quitaré el velo pase lo que pase“), tomaron la decisión primero de mandarla a la biblioteca y luego de expulsarla 20 días. La muchacha, que horas antes se había mostrado tan valiente, pretexta una depresión horrenda y las compañeras también musulmanas, la secundan. Pero en el momento en que los padres vieron las pegatinas de Democracia Nacional, les han ordenado que se quiten el velo (“llevaremos la propuesta hasta el final“, decían), porque “las niñas van solas“. De ello, se deduce que sólo obedecen a los que tienen miedo, pero no a la ley.

De modo que, como la alumna no quiere cumplir con las reglas del centro, pretextando su deber con Alá, el centro decide someter a votación si mantiene o no el artículo 32. Por 15 votos a favor y 2 en contra, el Consejo Escolar decide, en ejercicio de su autonomía, reconocida por la Ley Orgánica de Educación, que se mantiene.

La Comunidad de Madrid asegura que si la alumna quiere continuar llevando el velo, debe mudarse a otro IES en el que no se prohíba llevarlo (hay otro, el IES San Juan de la Cruz a 300 metros), algo que no la convence porque ello la separaría de sus amigos. Algo sorprendente de nuevo porque dijo que no se quitaría el velo “pasase lo que pasase“.

Pero los padres no están convencidos. Así que han decidido interponer un recurso ante el Tribunal Constitucional por “discriminación”.

Para acabar de rizar el rizo, el colegio decidió hace poco quitar los crucifijos, porque consideraron que son contrarios a la “laicidad”.

Yo me pregunto: ¿qué ocurriría si un chico naturista quisiera ir desnudo a clase y el colegio no le dejara? ¿A esta familia también le gustaría? Puede que ser naturista no sea una “religión” en sentido estricto, pero los que la practican se lo toman muy en serio y se considera un compromiso personal de primer orden.

Aparte en cuanto el velo islámico existe algo que a muchos se les olvida y es su significado. Para los “progres” de turno (mira que me gusta poco esta expresión), es una expresión “cultural”, como si fuera algo parecido a la tortilla española o la pizza italiana. Para los musulmanes es algo mucho más profundo: significa que esa niña ya es púber y además cumple con los deberes del Islam, de modo que puede casarse y formar una familia. Implica el sometimiento primero a su padre y luego a su esposo y que la persona que lo lleva es modesta desde el punto de vista islámico. Esto a cualquier persona ajena al Islam, puede parecerle algo estrambótico, pero es curioso que sólo los imanes más radicales insisten en que la gente debe llevar velo porque si no incluso pueden ser violadas, al dejar sus “encantos” al aire para que los disfrute el varón que la mire. Además, refuerza el sentimiento de pertenencia a un grupo religioso, a un colectivo, como oposición al resto de los individuos no pertenecientes al mismo.

Un razonamiento arcaico y machista, que, sin embargo, no molesta a la súper-mega-feminista de Leire Pajín ni a nuestro opusino (según rumores) ministro Gabilondo.

Pero aquí, lamentablemente no se está discutiendo sobre el velo. Eso es una cuestión secundaria. Lo que se discute es si una musulmana debe cumplir las normas que regulan la vida del resto de los mortales o si a ella, por creer en una determinada religión (“la religión no se elige“, han dicho sus amigas), debe regirse por una norma hecha a su medida. Si la Ley es para todos o los musulmanes, por creer en Alá, quedan fuera de la Ley que rige para el resto de los ciudadanos.

Es eso precisamente lo que define la Sharia: una regulación para los musulmanes (en la cúspide del poder) y otra para el resto. Que nadie se lleve a engaño: esto es el primer paso de la introducción de la Sharia, como ley, en España. A algunos les parecerá demagogia, a otros alarmismo y a otros que soy de extrema-derecha. Da igual lo que “parezca”: si ahora se le deja que ella tenga una regulación diferente, pasado mañana se dirá que quieren tener tribunales para cuestiones matrimoniales regidos por la Sharia (custodia sistemáticamente para el marido, la violencia doméstica es una cuestión menor…) y después que los quieren tener para cuestiones penales, como pasa en Reino Unido.

Enlaces:
Vamos a acompañar a Najwa el tiempo que haga falta a riesgo de lo que sea’.
El padre de Najwa dice que podría entrar en un centro psiquiátrico.
El Instituto de Pozuelo confirma que los estudiantes no pueden ir con la cabeza cubierta.
Gabilondo: símbolos musulmanes, sí; cristianos, no.
Gabilondo: partidario de que la niña vuelva a clase.
En Marruecos nosotros no prohibimos a las españolas llevar minifalda”. No, allí simplemente consideran que el proselitismo cristiano (mantener un orfanato por ejemplo) es “terrorismo religioso” y una “violación moral”. En cuanto a lo de que las españolas no lo tienen permitido, creo que no se las ponen por propia seguridad…
Aguirre, sobre el velo: “No se puede cuestionar la libertad de los centros”.
El velo enreda a la progresía y airea sus contradicciones.
El órdago de la familia Mahla.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 9 julio, 2010 1:29 pm

    Enhorabuena, has sido premiado con el premio Diario de un adolescente liberal verano 2010, pásate por el enlace a recogerlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: